Tormentas


Las tormentas suelen llevarse consigo cosas, sueños, palabras, silencios, miedos y a veces personas. Su poder me hace verlas como un fin y un comienzo.

Ellas advierten que están llegando, avisan, alertan, depende de uno escucharlas y esconderse o dejar que ellas arremetan, llevandose consigo todo lo que a su paso encuentran...Aprendí a protegerme de ellas, a cubrirme y hasta disfrutar al verlas.

Cuando ellas terminan de pasar, la lluvia comienza su labor y cura las heridas...del alma.

Todo pasa en un instante, todo pasa... y hay paz.

12 comentarios:

juan rafael dijo...

Si, las tormentas tienen su parte atrayente y su parte atemorizadora.

Abuela Ciber dijo...

Con todo cariño te he dejado un regalo en mi blog.
Gracias por siempre estar.

luciabruja dijo...

Yo desde muy niña siento especial atracción por las tormentas, me encantan y aunque donde vivo no son habituales pero cuando se presentan lo hacen con bastante fuerza y yo me quedo como hipnotizada en la ventana esperando el siguiente relámpago con su trueno. Y la paz que dejan cuando han pasado y ese olor tan especial... a mí me relajan.

Me ha encantado la manera en que te has referido a ellas en esta entradita :)

Besicos!

Melima dijo...

espero la paz

AdR dijo...

Las tormentas son necesarias

Un saludo

Marisol dijo...

Juan Rafael pese a todo...amo las tormentas!.
Tienen algo de mágicas.

Marisol dijo...

Abuela premio más que agradecido, y ya retirado. Muchas gracias!

Marisol dijo...

Luci: son hipnotizantes las tormentas. Creo que son regalos de la naturaleza!
Abrazos

Marisol dijo...

Melima: e la tormenta esta la paz. Abrazos y fuerza!!

Marisol dijo...

adr: Depende que tormentas!.

F e r n a n d o dijo...

La paz antes de las tormentas es como un presagio, algo bueno, algo que limpia.

Un abrazo!

Angel dijo...

Así es compañera,
y después de la tormenta
llegará la calma.

Un abrazo.