Hoy...sin palabras

Hace diez meses comparto mi vida, sueños, palabras, con mis amigos del blog. Al escuchar esta canción, sabrán como estoy hoy...iré a desahogarme al piano.



Esta es la historia de un sábado
De no importa que mes
Y de un hombre sentado al piano
De no importa que viejo café.

Toma el vaso y le tiemblan las manos
Apestando entre humo y sudor
Y se agarra a su tabla de náufrago
Volviendo a su eterna canción
Laira lararaira lararai lararai larara...

Toca otra vez viejo perdedor
Haces que me sienta bien
Es tan triste la noche que tu canción
Sabe a derrota y a miel

Cada vez que el espejo de la pared
Le devuelve mas joven la piel
Se le encienden los ojos y su niñez
Viene a tocar junto a él

Pero siempre hay borrachos con babas
Que le recuerdan quién fue
El mas joven maestro al piano
Vencido por una mujer
Laira lararaira lararai lararai larara...

Ella siempre temió echar raíces
Que pudieran sus alas cortar
Y en la jaula metida, la vida se le iba
Y quiso sus fuerzas probar

No lamenta que de malos pasos
Aunque nunca desea su mal
Pero a ratos con furia golpea el piano
Y hay algunos que le han visto llorar
Laira lararaira lararai lararai lailara...

Toca otra vez viejo perdedor
Haces que me sienta bien
Es tan triste la noche que tu canción
Sabe a derrota y a miel

El micrófono huele a cerveza
Y el calor se podría cortar
Solitarios oscuros buscando pareja
Apurándose un sábado mas

Hay un hombre aferrado al piano
La emoción empapada en alcohol
Y una voz que le dice: pareces cansado
Y aún no ha salido ni el sol
Laira lararaira lararai lararai lailara...

Toca otra vez viejo perdedor
Haces que me sienta bien
Es tan triste la noche que tu canción
Sabe a derrota y a miel.

10 comentarios:

Silvia dijo...

Hola Sole, me hubiera gustado que no hubieras sentido la necesidad de escribir este post, a pesar de que la canción me encanta, porque entiendo que no estás en tu mejor momento y eso no me gusta.

Espero que el piano te haya desahogado.

Cuidate amiga, si quieres ya sabes donde estoy.

Besos y abrazos

::: Isis ::: dijo...

Que bella esa canción...


Me dio nostalgia.

Siempre he dicho que la escritura es una gran terapia para el alma...


Cariños!

Angel dijo...

Es tan triste la noche que tu
canción sabe a derrota y a miel...

me encanta esta canción...

Salu2...
...también al hombre del piano.

S. dijo...

Silvia: las injusticias duelen demasiado, a veces no damos por vencidos...para qué seguir luchando?.
Ya estaré mejor, necesito estarlo.
Gracias por estar. Un abrazo enorme!

S. dijo...

Isis: la escritura acompañada de la música ayuda.
El piano para mi es mi historia, lo llevo en mi sangre, en mis raices...si bien no soy de sentarme a tocar el piano, soy profesora, cuando estoy triste me desahogo tocandolo...es magico.
Besos Isis

S. dijo...

Angel: sabe a derrota...por ahora sabe a derrota.
Bienvenido!

juan rafael dijo...

También hay una versión española de esta canción. Creo que la canta Ana Belén.
Es bonita, pero hay que animarse.
Besos.

S. dijo...

Juan Rafael: Quien primero hizo la versión en español, fue Guillermo Guido, un cantante argentino de los años 80. Esta canción lo llevó a ganar un premio internacional como revelacion.
Amo el piano, y es el medio por el cual me desahogo, si bien no suelo tocar mucho porque me molesta que me escuchen.
La canción dice como me siento, ante un fracaso no siempre estamos preparados para enfrentarlos de manera "positiva"...ya estaré mejor.
Abrazos enormes

La LLama Violeta dijo...

no se abre no se carga...pero conozca la musica y esa cancion, bella...

todos los sabados pasan amiga!

comopompasdejabon dijo...

Veo que te has vuelto nocturna y urbana.. la canción me encanta, no se si conoces la versión de Ana Belen, pero es amarga, muy amarga, asi que espero que tus dias sean mas mucho más dulces.
Ah que tal tus monillos reapareció el extraviado?
Un besazo Sole, buen fin de semana.